Ir al contenido principal

¿Quién se ríe? Las mujeres trans como objetos y agentes de humor.


Gran ensayo de Joli St. Patrick, poeta, diseñadora de videojuegos y lesbiana, torta o bollo trans de Portland, EE.UU, (foto final)

¿Quién se ríe? Las mujeres trans como objetos y agentes de humor.

Por Joli St. Patrick.

Hace dos años, me armé de valor para dejar de mentirme a mí misma y salir del armario, comenzando mi transición a ser una perra controladora-víctima profesional aguafiestas sin sentido del humor.
Al menos, eso es lo que varios viejos conocidos y la mayoría de la internet te quieren hacer creer. Desde que empecé a vivir abiertamente como una mujer transgénero, el tratamiento que me da la gente ha cambiado sutilmente. Aquí en la ciudad pasiva-agresiva de Portland [EE.UU ] rara vez he experimentado hostilidad, pero he estado sujeta a un sinnúmero de microagresiones y ásperas reacciones defensivas de la gente cisgénero. Me he dado cuenta que existe un patrón distintivo cuando la gente cis tiene que lidiar con mi expresión de la lucha de los marginados: a menudo reducen mi lucha apelando a mi supuesta negatividad y falta de sentido del humor.



El año pasado, cuando descubrí una serie de bromas transmisóginas que Jon Stewart y Stephen Colbert habían hecho en sus respectivos programas de televisión The Daily Show y The Colbert Report respectivamente, expresé mi malestar a algunos amigos de la universidad. Un "amigo" me gritó desde la sala de estar del dormitorio quejándose que la comedia "se trata de burlarse de la gente" y que "ya a nadie se le permite ser divertido." Más recientemente, cuando una compañera de la escuela secundaria publicó un comentario en Facebook llamándome por un apodo cariñoso (una versión feminizada del nombre asignado que yo no uso), y muy cortésmente le pedí eliminar el mensaje, ella respondió retirándome la amistad y enviándome un muro de texto comenzando con la línea "Una cosa que he notado es que a diferencia de antes, ahora te cuesta mucho ser divertida."
Al parecer, el único derecho humano, el más fundamental, es la capacidad de reírse de cualquier cosa, y nunca, nunca sentirse mal por ello, ni reflexionar sobre tus opciones. En particular, a las mujeres trans se les requiere que sean una broma andante en todo momento, y si alguna vez nos atrevemos a afirmar que somos seres humanos, no remates de alguna broma, la reacción es rápida y brutal.
Ahora, mucho del humor transmisógino se sitúa claramente en el desprecio y la repugnancia presentando nuestra condición como infrahumana. Considera a Lois Einhorn, el personaje que representa al villano de la película 'Ace Ventura: Detective de Mascotas', el chiste estelar es la exposición de Lois como una mujer trans al ser desnudada por el protagonista enfrente de todo un equipo de fútbol que se queda viéndola. La victoria del héroe consiste en exponer literalmente el pene de una mujer trans de manera que todo el elenco masculino puede sentir la repulsión de haberse sentido atraídos por o haber tenido intimidad sexual con ella.

Esta es quizás la broma trans prototípica: que la idea misma de la intimidad sexual con nosotras es repugnante, que cualquier persona a la que se le ocurra llegar a tener relaciones sexuales con nosotras, o también que se sienta atraída por nosotras, es una lamentable víctima -a menudo de nuestro engaño. Esta "broma" parecería ser dolorosamente obsoleta, sin embargo, se repite una y otra vez, incluso hoy día. El material de Jon Stewart y Stephen Colbert que mi compañero de cuarto defendió tan valientemente de mis molestos sentimientos de dolor gira en torno a este tropo. Lo mismo ocurre con el infame segmento de la serie de dibujos animados Family Guy [Padre de Familia] en la que un personaje vomita durante varios minutos al enterarse que ha tenido relaciones sexuales con una mujer trans. En el programa de Archer, un personaje principal femenino Lana es sometida repetidamente al ridículo por tener características supuestamente hombrunas como su altura y sus "manos grandes" -todos tropos transmisóginos, interseccionando de mala manera con la 'misoginia negra' (misogynoir), la denigración y desfeminización de los cuerpos de las mujeres negras. Esto culmina en una escena en la quinta temporada en la que se le pregunta a Lana, "En serio, ¿es que solías ser un hombre?" y la llaman un "trolo" ("tr * NNY") -que es, por supuesto, un insulto contra las mujeres trans.

Así que está claro, tenemos que ir más allá de "la horrible y engañadora 'trola' (tr *NNY)" como una broma de reserva, aunque muchas personas son lo suficientemente inteligentes como para saber que la burla abierta es al menos poco política. Por lo tanto, expresan su "humor" a través de la supuesta positividad -en la celebración. El material no cambia un ápice de su versión "grosera"; el transformista o drag cisgénero masculino que interpreta a RuPaul fue criticado por su uso habitual de términos como "trola" ("tr * NNY") y "Maricón con tetas' ("sh * male") en su programa RuPaul Drag Race, y se duplicó el uso de insultos. RuPaul le dijo a las personas trans que se mostraron ofendidas que tenían que ser "más fuertes" y afirmó que no era "la comunidad transexual" la que se sentía ofendida, sino simplemente "las personas marginales que están buscando frases para su historia personal para fortalecer su identidad como víctimas." RuPaul situó esta insistencia a la que se sentía con todo el derecho, dentro del lenguaje de la positividad, de la celebración, pero el resultado fue indistinguible de la ridiculización abierta.

¿Es de extrañar, entonces, que las mujeres trans tiendan a ponerse alerta con la sola mención de las palabras "humor" o "comedia"? La comedia no tiene una gran trayectoria entre nosotras. Y sin embargo, la capacidad de reír es tan vital, tan estimada. Optar por la comedia es optar por gran parte de lo que sociedad, la cultura, nos ofrece -y, de nuevo, da lugar a una reacción violenta viciosa cuando se nos percibe como aguafiestas con complejo de víctima que acaban con la diversión de todo el mundo.

Lo que sucede es que la risa hace que la gente se sienta más cómoda. Alivia la tensión, cubre la incertidumbre, nos da algo a qué aferrarnos cuando nos enfrentamos a lo desconocido. La válvula de liberación de presión del humor es una algo necesario y valioso. Sin embargo, no existe en un vacío. Cuando la risa privilegiada se ríe de los marginados, hace sentir bien a esos privilegiados a expensas de los marginados. Su humor es, literalmente, opresor.

Como mujer trans, cuando me dicen, "Vamos, aligérate un poco!" "Es sólo una broma!" "Aprende a reirte de tí misma," lo que en realidad escucho es: "Tu existencia me hace sentir incómodo. Por favor, haz que tu cuerpo y tu experiencia de vida sean más aceptables para mi consumo."

¿Y sabes qué? No estoy aquí para hacer que la gente cis se sienta bien. No estoy aquí para inspirarte ni para tu comodidad ni para aplacarte. Si mi vida y mi lucha te hacen sentir incómodo, ese es tu problema, no el mío, y en todo caso, quiero aumentar esa incomodidad hasta que te veas obligado a examinar los supuestos transfóbicos y transmisóginos que constituyen su raíz. Cuando sueltas tu más reciente carcajada ante el recurrente chiste del "hombre con vestido de mujer" que acaban de pasar en tu medio favorito, quiero hacer un ruido aclarándome la garganta como para que te retuerzas en tu asiento. Cuando haces tus chistes de mierda equiparando el género con los genitales, quiero estar allí, viéndote con desaprobación con una ceja levantada hasta que te des cuenta que te estás comportando como un tonto. Quiero confrontarte, hasta que finalmente te des cuenta de que sí, tú, el hipster liberal gay o queer "aliado" tienes la transmisoginia enterrada tan profundamente en tu corazón como el intolerante conservador estereotipado que te imaginas es el problema "real". Quiero que cambie la sociedad, en primer lugar, al darse cuenta de que ustedes son el problema -y que hagan algo al respecto.

¿Son divertidas las mujeres trans? Puedes apostar tu culo que lo somos. Pero no vas a encontrar nuestro humor preenvasado para el consumo de masas en cis espectáculos como Drag Race de RuPaul o en la simpatía porno como la de Transparent. Encontramos nuestra liberación humorística de la presión en los márgenes, en los grupos trans privados de Facebook o en Twitter o en Tumblr o donde nos reunimos, en línea o en persona, para buscar el apoyo mutuo y la solidaridad. Nuestro humor no es para tí -no hacemos un espectáculo de nosotras para tu consumo -sino que es, más bien, para nosotras.

Así es como hacemos frente a la vida en una sociedad que considera que nuestra existencia es una broma horrible. Es la forma en que devolvemos el golpe a quienes nos niegan los derechos básicos y la dignidad. Nuestros chistes juegan con los recovecos de nuestra salud, sobre las peculiaridades de nuestro cuerpo y la forma en que nos relacionamos con el mismo, sobre el comportamiento brutal de nuestros oponentes y falsos "aliados" cis, en la jerga común de nuestras luchas únicas. Y mientras que algunas de nosotras creamos nuestro humor ante el ojo público -escritoras, artistas y usuarias de YouTube como Zinnia Jones, Jessica Udischas, Red Durkin, y Sybil Lamb- en su mayor parte, tu nunca lo verás. Pero si te cuestionas a fondo tus feas actitudes e ideas preconcebidas y, de verdad cambias -tal vez, algún día, estarás lo suficientemente cerca como amigo de las mujeres trans de tu vida como para descubrir lo verdaderamente hilarantes que somos.

Traducción de Akntiendz Chik.

 Del blog "El Cuerpo no es una Disculpa" (The Body Is Not an Apology)
http://thebodyisnotanapology.com/magazine/whos-laughing-trans-women-as-humor-objects-and-humor-agents/ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Genderqueer” y bisexual

¿Pero entonces como vas hacer genderqueer y bisexual eso es contradictorio?  Bisexual es quien le gusta ambos sexos y genderqueer significa que es una persona. Todavía seguimos confundiendo la  identidad sexo/genérica con la  orientación sexual y/o romántica.  1) Aclaramos la definición de genderqueer (queergénero o género queer) Genderqueer es un termino paraguas que engloba distintas identidades como intergénero, agénero, bigénero, pangénero, género fluido, y otras identidades, son términos generales para aquellas personas que tienen identidades de género que se sale del sistema binario “hombre o mujer”. Las personas que se identifican como genderqueer, pueden verse a sí mismos como hombre y mujer (bigénero), como ni hombre ni mujer y ninguna otra categoría de tercer sexo/género (agénero y/o neutr*), o en cambio un intermedio entre ambas categorías hombre y mujer (intergénero), o como una tercera categoría aparte que engloba varias de estas categorías (pangénero). Algunas personas tien…

Cis

[Akntiendz: Aquí la traducción que hicimos para nuestro blog de este gran artículo sobre el término “cis” de Asher Bauer, activista trans-anarquista, hombre transexual y queer de San Francisco, California, publicado en inglés en 2010 en la revista Carnal Nation.]


Por Asher Bauer Traducción por Akntiendz.com
Buenos días, clase. La columna de hoy será una lección de vocabulario. Hablaré de mi prefijo favorito, el mejor del mundo. En resumen, se trata de la breve, dulce y sexy pequeña combinación de tan sólo tres letras: “Cis.” Viene del latín y si no sabes qué rayos significa no importa, hay una buena probabilidad de que se aplique a tí.
Ahora presta mucha atención, porque después habrá un examen.
“Cis” significa “en el mismo lado,” y es un antónimo de “trans,” que significa “a través.” ¿Puedes ver a dónde voy con esto? Si de alguien que ha atravesado una línea invisible y socialmente construida alrededor del sexo o el género se dice que es transexual o transgénero según el caso, algui…

Reflexiones en torno a la pansexualidad. I Parte

Por José S. Cabrera Pérez Ahora mismo estoy recordando una charla sobre Derechos Humanos y LGBTfobia que di en un IES junto a compañerxs de la asociación. Me sorprendió, en una de las 5 charlas de esa mañana, una chica se levanta al final cuando todxs sus compañerxs salían de la clase preguntándome porque no hable de la pansexualidad, que su tío es pansexual. Yo no supe que contestar y simplemente le dije que nosotrxs cuando hablamos de bisexualidad hablamos en el sentido más amplio, que es lo mismo pero con distintas perspectiva. Claro está que no iba hablar de las identidades trans no binarias o genderqueer en eso momento, simplemente porque no había tiempo y es meter muchas cosas en una hora. En las X Jornadas de Jóvenes contra la LGTBfobia me toco dar un taller sobre “Bases conceptuales en diversidad afectivo-sexual y de género”, ahí surgió el comentario de que “la bisexualidad y la pansexualidad no son lo mismo, y que la bisexualidad es binaria y que “bi” significa “dos”… aunque …