domingo, 31 de enero de 2016

La bisexualidad es una identidad política




Por José Antonio Hernández Reyes

Fuente: www.opcionbi.com | www.opcionbi.org

La bisexualidad es invisible en general. Aunque se conoce más oficialmente que hay gente que desea sexualmente tanto a hombres como a mujeres, por ejemplo hace poco hubo un boom de mujeres cantantes y actrices en Hollywood sacando del closet sus deseos tanto por hombres como por mujeres, aunque compartiendo todas, el llevar una vida heterosexual. También se sabe de personas con prácticas bisexuales pues la epidemia del VIH/SIDA saco de jalón a la luz a los hombres teniendo sexo con mujeres y con hombres que entonces empezaron a ser objeto de atención de la academia y el activismo.

Pero si se saben de deseos y prácticas bisexuales, lo desconocido e invisible totalmente es que muchas personas nos identificamos como Bisexuales de una forma política. Cuando alguien dice que es bisexual, hay diversas reacciones, pero dos son las mas frecuentes, o de plano no se escucha lo que se dijo o se toma como una palabra que simplemente describe ya sea prácticas o deseos.

Todo lo contrario sucede cuando alguien dice que es gay o lesbiana, eso si se escucha (cabe mencionar que en el caso de las lesbianas, no siempre) y casi nunca se toma como una simple descripción de prácticas y deseos homosexuales. Mucho mas frecuentemente se toma como una identidad esencial al sujeto y que conlleva tener cierto tipo de características, esto se toma así tanto en espacios gays, como en espacios heterosexuales. Y en espacios gays se toma frecuentemente ese dicho (soy gay o soy lesbiana) como un dicho político, de reinvidicación, de orgullo, de que se ha llegado al final de un proceso espinoso de reconocimiento.

Algunos bisexuales al decir que somos bisexuales también estamos reinvidicando que el deseo por hombres y por mujeres puede coexistir, que nos sentimos orgullosos de nuestras prácticas o de nuestras fantasías. Que la bisexualidad ha sido algo que ha marcado nuestras vidas y que hemos sufrido desconocimiento y por ellos no es importante decirlo, y elegimos esta palabra para expresarlo: Bisexual.

Bisexual es otra palabra que puede significar nuestro pleno reconocimiento de nuestros deseos homosexuales, Gay no es la única. Muchos bisexuales empiezan sufriendo toda la homofobia y heterosexismo en un ambiente hostil heterosexual. Por lo que sus deseos y/o prácticas homosexuales son las problemáticas y Bisexual es una palabra con la que muchos de ellos llegan a reinvidicar y reconocer plenamente esta parte de ellos, al mismo tiempo que no invisibiliza que sus deseos y/o prácticas heterosexuales siempre han estado ahí.

Pero los bisexuales no solo son estigmatizados por tener deseos y/o prácticas homosexuales, sino lo son por sus deseos y/o prácticas bisexuales, y a veces no tanto por tenerlos o ejercerlos sino por el atrevimiento de reconocerlos. Es ahí donde muchos bisexuales que entran a espacios gays, lésbicos y/o heterosexuales progresistas se dan cuenta que se equivocaron cuando pensaron que ahí no habría ningún problema con su bisexualidad. Si lo hay y es entonces cuando resienten toda la bifobia y monosexismo.

Decirse Bisexual en un ambiente heterosexual homófobo, si tiene el mismo efecto político que decir que se es Gay o Lesbiana, el rechazo o la violencia no es distinto o gradual según lo que se diga. Pero en espacios gays, lésbicos y/o heterosexuales progresistas como espacios feministas, de estudios de la masculinidades o de lucha contra el VIH/SIDA y por los derechos sexuales y reproductivos es donde esa identidad política es complemente invisible o minusvalorizada. Y son los espacios que muchos de nosotros consideramos nuestros hogares, es por ello que no es tan doloroso que suceda así y tan importante trabajar el tema en estos espacios.

La monosexualidad obligatoria es la obligación de que tengas deseos y prácticas sexuales solamente por uno de los dos sexos reconocidos. Esto lleva a pensar como imposible o inferior todo lo que no sea monosexual (heterosexual o homosexual) y a esto se le llama monosexismo. Esto afecta a bisexuales, pero también a las personas transgénero y a sus amores y a todos los heterosexuales, gays y lesbianas que aparentemente no son congruentes con su identidad.

Nombrarse bisexual es paradójico. Al mismo tiempo que con el solo hecho de hacerlo estas desmantelando la díada heterosexual/homosexual y muchos supuestos y por ello también el solo nombrarse es algo fuertemente político. También estas reforzando un sistema categorial, agregando simplemente una tercera categoría a las ya existentes, porque lo que angustia mucho es no saber colocarte en algún lugar de nuestro mapa sexual.

Gays y Lesbianas han reflexionado sobre las paradojas de las identidades, y eso los ha hecho darle un giro a la utilización de la identidad, reforzar identidades esenciales o a no identificarse. Movimientos como el queer han surgido al calor de estos debates. Hartos de que Gay y Lesbiana haga al momento pensarse en toda una serie de supuestos acerca de ellos, y por supuesto en especial los que no comparten las características mas valoradas: Hombres de clase media. No es casual que el movimiento lésbico feminista muestre muchas reticencias hacia el movimiento queer. Porque lo queer paradójicamente se puede convertir en invisibilizador. Se anuncia la muerte de la identidad gay arrastrándose a otras identidades que apenas y se estaban visibilizando y posicionando como las lesbianas, las travestis, l@s transexuales. Y por lo tanto se crítica que otras que no son visibles, intenten visibilizarse, como los bisexuales y los poliamorosos y los intersexuales.

Por ello respecto a este debate queer y bisexual yo creo en la utilización de las identidades, que inevitablemente puede llegar a cuestiones no previstas o indeseables y que no quiere decir que elija solamente un lado de la discusión como el bueno. Porque nunca hay un camino totalmente limpio y sin fisuras y otro completamente sucio y con obstáculos, ni las metas son de total fracaso o de total éxito. Y siempre entre dos opciones (como entre la homosexualidad y la heterosexualidad), puedes elegir la meta pero irte por el camino de la otra, puedes elegir recorrer una un tiempo y saltarte la otra, puedes elegir inventar un tercer camino, puedes elegir no elegir.



ORGULLOSAMENTE BISEXUAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada