Ir al contenido principal

Proceso de reflexión

Por Jose S. Cabrera Pérez

Para las personas que quizás no lo sepan, éste que escribe, no tiene muchas ganas de dar talleres, charlas, ponencias o reuniones presenciales en el ámbito LGBTQIA, incluso a veces me cuesta escribir sobre estos temas, solo escribo lo que me apetece emocionalmente. Esta vez lo hago porque quiero desahogarme, e intentaré explicar de la manera más ordena posible los motivos del porque me siento decepcionado y quemado después de casi un año fuera del movimiento asociativo LGBT oficialista. 

Desde que entre en Algarabía y en FELGTB no supe gestionar algunos debates y temas que me resultaban violentos, que yo ya era conocedor ya que había leído algunos artículos de activistas antes de entrar en el juego, y algunes ex-compañeres me lo recordaban sin que hubieran leído nada.

En el año 2005 ya me había leído los artículos de opción bi (que algunos están subidos a esta misma web) donde salia una y otra vez la bifobia de las personas monosexuales y la interiorizada de las propias personas bisexuales o plurisexuales en general. Después toda esa teoría se contrastó con el día a día del activismo: constantemente la visibilidad de sus bifobias de algunas lesbianas y gais dentro de los espacios y actividades de las asociaciones, sin que pudieran llegar a pensar que dentro y alrededor habían personas bisexuales, de nada servía hablar, ya que a la semana siguiente se olvidaban.

Algo parecido pasaba con las personas transexuales. Chicos transexuales empezando el proceso de transición física y algunas personas se dirigían a ellos en "femenino", después de varias discusiones, las lesbianas terminaban diciendo algo así como "yo también fui transexual pero se me paso", "yo en el fondo soy un chico trans, pero no quiero dar el paso" mezclando constantemente los roles y expresiones de género con la llamada identidad sexual, confundiendo ser transgénero con transexual

La falta de discurso político y la hiper-institucionalización del activismo asociativo. La mala gestión del poder de las personas que están en  cargos dentro de las organizaciones. La desconfianza hacia algunas personas transexuales, en sí es o no transexual, ya que todavía no tienen un "certificado médico de disforia o trastorno de identidad sexual". La inventada batalla discursiva/política entre personas transgéneras y transexuales con sus faltas de respeto rozando la agresión física, y luego me hago portavoz de todas las personas trans* y doy imagen de inclusividad pero en su día a día se ríe y burla de ellas. La negación de la asexualidad y la creencia de que confundimos más al personal si seguimos añadiendo "historias". La evaluación y valoración de como las personas gestionan sus relaciones afectivo sexuales, sentenciando casos de "violencia intragénero" sin saber nada de esa relación y sin hacer una auto-crítica de como elles mismes tratan a sus compañeres de activismo. Contratos basuras y explotación del voluntariado pero defiendo como feminista los derechos laborales de las mujeres. Defendemos la despatologización trans pero nuestras leyes siguen patologizando. Bisexuales que prefieren definirse "lesbiana o gai" sin tener en cuenta el saber-poder de los hombres gais y mujeres lesbianas (ambas cis)  dentro de las organizaciones, que nos venden la idea de que somos un puzzle y nuestra parte gai/lesbiana es la que está oprimida. La no inclusión de las realidades intersexuales, ni el más mínimo interés, hasta que es noticia internacional por el llamado "Tercer sexo y/o género en Alemania" entonces hablamos por y para la comunidad intersexual.

Por todo esto y mucho más uno termina, vuelvo a repetir, decepcionado y quemado. 

Ahora mismo estoy en un proceso de reflexión de mis años dentro del activismo institucional, de leer viejos y nuevos libros, de revisión, de auto-crítica, de re-elaboración,... Un viaje a través del tiempo donde mí yo/estoy queer le hace preguntas a mí yo/estoy bisexual. 


¿Valió la pena tanto esfuerzo? ¿Por qué te empeñas en construir colectivamente una identidad bisexual que te incluya? ¿Por qué unirte con hombres cis gais donde no tienen en cuenta sus privilegios?  ¿Estás de acuerdo con que se comercialice con las "identidades sexuales"? ¿Al final la despatologización trans por que quedo así, hicistes algo? 



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

“Genderqueer” y bisexual

¿Pero entonces como vas hacer genderqueer y bisexual eso es contradictorio?  Bisexual es quien le gusta ambos sexos y genderqueer significa que es una persona. Todavía seguimos confundiendo la  identidad sexo/genérica con la  orientación sexual y/o romántica.  1) Aclaramos la definición de genderqueer (queergénero o género queer) Genderqueer es un termino paraguas que engloba distintas identidades como intergénero, agénero, bigénero, pangénero, género fluido, y otras identidades, son términos generales para aquellas personas que tienen identidades de género que se sale del sistema binario “hombre o mujer”. Las personas que se identifican como genderqueer, pueden verse a sí mismos como hombre y mujer (bigénero), como ni hombre ni mujer y ninguna otra categoría de tercer sexo/género (agénero y/o neutr*), o en cambio un intermedio entre ambas categorías hombre y mujer (intergénero), o como una tercera categoría aparte que engloba varias de estas categorías (pangénero). Algunas personas tien…

Asexuales queers

Belgrade, Serbia Pride 2010


Por Jose S. Cabrera Pérez Queer es toda persona que se sale de la norma heterosexual y cisexual/cisgénero, incluso abarca a toda persona que sexualmente se sale de la norma establecida. Orientación sexuales, cuerpos sexuados, identidades sexo-genéricas, roles, prácticas… disidentes, pero también son las personas que siendo disidentes quieren y se identifican como tales. No vamos ahora imponer una categoría a personas que sabemos que por varios motivos se desmarcan del termino queer. Ahora bien ¿Cómo vemos que una persona asexual se considere así mismaqueer?  Actualmente por parte de la comunidad LGBT (GGGL) de los Estados Unidos hay un gran “debate” con respecto a la asexualidad, con afirmaciones por parte de la comunidad gay como por ejemplo: “las personas asexuales no son queer”,“no forman parte de la comunidad LGBT”,“son cobardes y no aceptan su homosexualidad” ¿Les suena de algo? Llamarse queer siendo asexual es una estrategia política, ya no solo es que…

Genderqueer, fuera del binomio masculino y femenino

La cuestión del género ya ha superado la diatriba binaria para enriquecerse con un amplio abanico de alternativas. Bárbara Mainieri, Educadora Social de Imagina MÁS, se sumerge en este interesante asunto para ofrecernos las claves para comprender las diferentes realidades que existen a nuestro alrededor.
¿Qué entendemos por Genderqueer o Género no binario?
Da igual que lo digamos en inglés o en español, suena a complicado, genera ese rechazo social de no aceptar lo que no entendemos, cuando en realidad supone todo lo contrario, más bienpretende explicar que la vida no es blanco o negro, hombre o mujer; y no, no es un capricho de cuatro modernos antisistema, es una realidad de muchas personas en el mundo y los seres humanos aprendemos a través de las palabras, así que si quieres comprender a las personas de género no binario, espero que este artículo pueda ayudarte.
La comprensión y sobre todo la aceptación de la maravillosa diversidad, va más allá de la memorización de conceptos, se c…