miércoles, 22 de enero de 2014

Una trampa política


Por Jose S. Cabrera Pérez

Ya sabemos que uno de los mitos falsos que rodea la bisexualidad es que ésta no existe, una idea que está muy extendida por toda la comunidad LGGG, la sociedad heterosexual y menos en la asexual. Pero es que dentro de la comunidad bisexual existe un mito parecido y es el de "la bisexualidad si existe, pero muchas personas que dicen ser bisexual no lo son", y sacamos rápidamente el "bibaremo" y concluimos según nuestro criterio subjetivo quien es bisexual o no, cuando ese criterio solo sirve para con un* mism*, pero imaginemos por un momento que hay un consenso generalizado de que hay una, dos, tres o más características que teniéndolas todas o algunas la persona entra en la categoría bisexual, independientemente si se considera o no como tal, lo es y punto, y las personas que no cumplan esos requisitos o la mayoría de ell*s, no entran, aunque se consideren bisexuales. ¿Cómo podemos saber que hay personas actualmente que se definen bisexuales y realmente son homosexuales/gais o lesbianas, o heteros famos*s para crear más noticias sobre ell*s.? Ni utilizando criterios objetivos y consensuados podemos saberlo, ya que no conocemos a las personas, son solo sospechas, exactamente como hacen constantemente l*s monosexuales con nosotr*s. El éxito del monosexismo es no solo utilizar a l*s monosexuales como policías que obligan/ponen orden binario a la orientaciones sexuales, sino que entre nosotr*s mism*s perdamos el tiempo buscando "verdader*s y falsos bisexuales", nos dejan entretenid*s mientras el sistema monosexista sigue manteniéndose.

¿Hipocresía en la bisexualidad? No, l*s monosexistas son hipócritas.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada