Ir al contenido principal

Identidades que TRANSitan la legitimación: una entrevista al activista español José Cabrera Pérez


Estamos esperando tus comentarios. Los mismos son necesarios porque nos motivan y abren el canal de comunicación.

Entrevista por Javier Sosa

José Cabrera Pérez nació el 21 de Diciembre de 1986, vive en Tenerife (Islas Canarias, España) y es activista dentro del grupo joven de la Asociación LGTB Algarabía desde hace más de dos años.

Su interés en temas de géneros y sexualidades se remonta hace varios años aproximadamente cuando se empezó a cuestionar precisamente el género y la orientación sexual, cuando empezó ha descubrir que era diferente del resto.

Tuvimos una amena entrevista con él, quien gentilmente decidió responder con profundidad a una serie de preguntas que amplían nuestra visión del activismo LGTBQIH y la realidad de la diversidad afectivo sexual.

¿Qué constituye una identidad no enmarcada en binarismos hacia adentro del mismo colectivo LGTBI?

Tanto dentro de los colectivos LGTBQI y dentro del llamado ambiente, no existe medias tintas. De manera inconsciente muchxs activistas LGBTIQ (incluyendo las propias personas bisexuales) te leen como un hombre gay, y si no lo eres, entonces piensan que puedes ser un hombre transexual, la bisexualidad se presenta como una ficción para muchxs. Si eres bisexual y te visibilizas se acuerdan de ti durante el día, o los tres días siguientes como mucho, pero después se olvidan y vuelven a percibirte como gay. Si quieres que te vean como una persona bisexual y que se acuerden necesitas “un comprobante”, necesitan que pases por el “detector de mentiras o de verdades” según se mire, que consiste en exigirte una “coherencia” entre tu identidad sexual(1) (bisexual) y tus prácticas sexuales para poder tenerte en cuenta como bisexual, al menos por un sector del colectivo LGBT, porque otrxs seguirán cuestionándote… Es decir, veo tres elementos bifóbicos importantes cuando hablamos de bisexualidad: 1) Invisibilidad: para la mayoría de la gente o eres hetero o eres gay ( en mi caso me leen como gay) hasta que te visibilizas, 2) Desconfianza: si te visibilizas te exigen “el comprobante” de tu “identidad bisexual + practicas bisexuales = orientación bisexual” algo que con heterosexuales y homosexuales no se les exige, y 3) Negación: incluso aún con “el comprobante” muchxs te siguen negando la existencia.

Una posible reivindicación u objetivo bisexual general que veo dentro del campo hetero y homo es legitimar la orientación bisexual como orientación sexual genuina, que muchas veces la sociedad no entiende por su percepción binaria. ¿Cómo lo hacemos? 1) A través de la formación, y cuando digo formación no hablo de un curso que hagan en el colectivo LGBT de tu localidad, ni en una charla en un colegio, instituto, universidad,… sino una formación en la diversidad afectivo sexual y de género de manera longitudinal (en todos los cursos) y transversal (en todas las asignaturas), teniendo en cuenta, la bisexualidad. 2) También a través la visibilidad de personas bisexuales, tanto activistas como personas famosas y/o que trabajen de cara al público, creo que ayuda bastante a la bisexualidad. Actualmente lo que se necesita es a más “hombres bisexuales visibles”, es muy común el rechazo que sufrimos por parte de las mujeres (heterosexuales) a la hora de establecer parejas estables, por falta de formación y referentes positivos.

Actualmente en la asociación LGTB a la que pertenezco, Charlie Marreo (activista bisexual) y yo estamos fomentando la creación de un grupo de personas bisexuales (2) (o personas que no se identifican con el binomio hetero/homo) porque vimos hay una necesidad de crear un espacio donde se hable más o menos exclusivamente de bisexualidad y crear un discurso en común (junto con otros colectivos LGT”B”) y tener argumentos propios. Constantemente hay que explicar a la sociedad y a nuestrxs compañerxs de lucha en qué consiste todo esto de la bisexualidad.

¿Qué rol juega el concepto de género en las construcciones sexuales identitarias?

El género es una línea que atraviesa todo y no nos damos cuenta.

Siguiendo con el tema de la bisexualidad, precisamente uno de los elementos que intervienen en negar a una persona bisexual tiene que ver con el género*, si un hombre bisexual no cumple el rol de género esperado para un hombre automáticamente es considerado gay, y si ese chico se visibiliza como bisexual enseguida vienen las preguntas: ¿Cómo, pero te gustan más los chicos, no? O incluso afirmaciones como: “tú no eres bisexual, eres gay, acéptalo ya”. Si toda la sociedad, incluyendo el propio colectivo lésbico/gay piensa lo mismo, es muy común y normal que ese chico termine identificándose como gay por la presión, no es que se haga gay, su orientación sexual no cambia lo que cambia es su identidad sexual, es decir, el cómo se identifica ante el grupo. En cambio en la situación contraria, si un chico bisexual cumple el rol de género asignado socialmente a los hombres y se visibiliza como bisexual lo más probable es que sí lo consideren bisexual, porque nadie pensaría que un heterosexual de verdad en su sano juicio diga que es bisexual con todas las consecuencias que tendría, en cambio todo el mundo sospecharía de un chico afeminado (automáticamente considerado gay) que dice ser bisexual, todos pensarían en que quiere quitarle “negatividad” a la situación declarándose bisexual, que para mucha gente, es como decir… “ si soy menos gay = tengo menos problemas”. Pero volviendo al chico bisexual considerado masculino por la sociedad, muchos tienen la presión de su entorno, una homofobia interiorizada en mayor o menor grado, el privilegio heterosexual, su novia heterosexual,… por presión de grupo, él se identificara como heterosexual, no es que su orientación sexual haya cambiado, pero si su identificación sexual con el resto. Pero aunque sea visible como bisexual, aunque sea más creíble que el chico bisexual que no cumple el rol de género “masculino”, aún así, tiene que tener el “comprobante” también.

Por eso muchas veces se piensa que hay pocas personas bisexuales o son personas que no existe, pero es más común de lo que pensamos, bisexuales hay en todos lados pero “¿dónde están? Es que son unos cobardes” … al igual que hay lesbianas y gays que se ocultan bajo el disfraz de heterosexual, lo mismo pasa con personas bisexuales, cada persona tiene su proceso de “salida del armario”… muchos gays y lesbianas pasan por esa etapa o viven de esa manera, pero a una persona bisexual se le juzga muchísimo más si también lleva “doble vida” o tiene otra forma de vivirlo. Claro está que también hay personas bisexuales independientemente de su sexo/identidad de género y su rol de género, visibles y/o activistas.

En general, el género (tanto la identidad de género como el rol de género) es uno de los elementos que la sociedad tendrá en cuenta para comprobar si es o no bisexual, y para etiquetar como hetero u homosexual (gay y lesbiana) según los estereotipos que muchas veces tiene que ver con: hombres y mujeres con unos “roles de género contrarios o diferentes” socialmente asignados (hasta que la persona que “parece hetero” diga lo contrario).

Con el tema transexual (o transgénero según el país) pasa lo mismo, un chico trans (chico que nació con un cuerpo leído como femenino) se le va cuestionar su identidad de género, si no cumple con el rol de género considerado masculino por la sociedad. Es más creíble la identidad de género de un chico trans que cumple con los roles de género considerado masculinos, e incluso más aún si es machista, que un chico trans que cuestiona esa masculinidad hegemónica. Creo que aquí el movimiento por las nuevas masculinidades tiene algo que ver…


¿Cómo es posible una reivindicación identitaria, desde el “no lugar binario” o desde “el lugar no binario”?

Yo quizás diría en “el lugar no binario”… sí es posible una reivindicación fuera del binario, tanto en orientación sexual, como en roles de género, identidades de géneros y en sexo.

Desde la orientación sexual no binaria (bisexuales, polisexuales y pansexuales) no se habla desde la indefinición, se habla desde la definición pero fuera del binarismo hetero/homo, creo que son cosas distintas… en cambio las personas que no se identifican, que se presentan como indefinidas porque no se nombran por “x” cuestiones… ahí creo que es más difícil reivindicar algo, por eso la gente que no se identifica claramente como hetero, homo, bi (y sus derivados), hombre o mujer… necesitan utilizar un término para reivindicarse… como algunas personas lo hacen con el término “queer”, pero al nombrarte ya te estás identificando de alguna manera, ya estás definiéndote de alguna forma u otra, aunque sea una definición fluida que cuestiona la identidad sexual como algo fijo, esencialista, estable, dada una vez para siempre… te estás posicionando, dentro o no del binarismo, pero te estás posicionando identitariamente, es decir… “lo que no se nombra no existe”.

Todxs o casi todxs sabemos que la orientación sexual no es binaria, pero tampoco consiste en crear un trinarismo, hay un continuo y no me refiero a la escala Kinsey, sino más difusas… donde los deseos llamados homosexuales no interfieren para nada con los deseos heterosexuales… incluso habría que cuestionar si realmente hay deseos homosexuales y deseos heterosexuales o simplemente deseos sexuales (como les pasa a personas que se identifican como polisexuales y pansexuales). Existen personas que se encuentran en una “indefinición” porque no sabe si “son gays o es realmente bi”, “heteros o bi…” precisamente porque se ha vendido la bisexualidad como “una orientación sexual y emocional dirigida a personas de ambos sexos” y claro una definición tan sencilla a veces puede ser interpretada de mil maneras, y una de ellas es que te tienen que gustar los dos sexos por igual, tanto sexual como afectiva o románticamente,… que tienes que estar siempre con los dos sexos a la vez o alternando… La bisexualidad “es el potencial de sentir atracción romántica, afectiva y/o sexual por personas de más de un género o sexo, no necesariamente en el mismo momento, de la misma manera ni al mismo nivel”(3). Esa es una definición más inclusiva para todas las personas que no se identifican con el binario hetero/homo, después la persona decidirá si su lucha es gay o bisexual y por lo tanto utilizará la identidad gay o bisexual. De todas formas siempre dejamos impreciso el espacio identitario, siempre habrá personas que no se identifiquen con eso, pero debemos tener en cuenta que utilizamos términos con definiciones más o menos claras, y más o menos abarcadoras por una cuestión de visibilidad, no porque en la realidad el ser humano lo podemos dividir en todas estas categorías sin tener ningún “problema”.

Es posible una reivindicación identitaria en el no binarismo, pero para eso se necesitan espacios identitarios dentro de los colectivos LGBTI (a veces incluyentes y a veces excluyentes), por eso la necesidad de trabajar en conjunto con asociaciones mixtas LGBTI, feministas,… y quizás no tanto sólo y exclusivamente como “grupo de bisexuales” o “asociación de bisexuales” porque aunque se trabajen en red con gays, lesbianas, personas trans e intersex, no es lo mismo cuando participan todos de la misma asociación. Creo que es una forma de “convivir”, una forma en la que podemos ver los prejuicios que tenemos, a veces incluso podemos sentir la endo-discriminación y entender que estos datos nos avisan que algo está fallando y así, entonces, poder mejorar.

¿Cómo ves la socialización futura de las sexualidades y los géneros? ¿Cómo vislumbras el resultado de nuestras políticas identitarias?

Pues no estoy seguro. Realmente no sé cómo terminará todo esto, te soy sincero. Pero sí estoy seguro que el activismo cambiará y está cambiando de alguna manera la idea que teníamos de sexualidad y de género.

Creo que habrá, y ya está pasando, una proliferación de nuevos términos que hará más difuminadas nuestras políticas identitarias para bien o para mal. La línea que separa lo que llamamos “movimiento queer o transmaribibolleras” y movimiento LGBT” será más delgada… Habrá muchas menos personas comprometidas con el activismo por comodidad y conformismo mientras se va avanzando en derechos LGBT (al menos en España).

Veo necesario que en el movimiento LGBT empecemos a cuestionarnos de qué manera queremos socializarnos. ¿Socializarnos en qué sociedad? ¿De qué manera? Creo que debemos empezar a cuestionar el matrimonio, la ley de identidad de género… que todxs sabemos que ha beneficiado a mucha gente pero aún así hay cosas que no están zanjadas, como la patologización de las identidades trans, el sexo en los documentos oficiales (hombre o mujer), la intersexualidad como “trastorno del desarrollo sexual”, la monogamia… Sé que mucha gente ha empezado a cuestionar todo esto, incluso dentro de algunos colectivos LGBTI… pero debemos fomentar el diálogo, el debate con los grupos transmaribibolleras, creo que es algo que nos beneficiará a todxs.

Pero realmente no sé decirte cómo será el futuro. La cosa puede mejorar, empeorar o quedarse estancada.

¿Qué rol juega la subjetividad y qué rol lo social en la construcción de identidades genéricas sexuadas?

Sí, creo que el rol de la subjetividad es importante a la hora de construir identidades de sexo/género, pero de todas formas entramos en un debate que no está zanjado. Por un lado hay personas que creen, y te argumentarán por estudios que se han hecho, que la identidad de sexo es biológica (que hay zonas en el hipotálamo que indican la identidad de sexo de la persona, y se puede saber incluso si es o no transexual, y otras zonas distintas también con la orientación sexual) y otras personas, como es mi caso, que creemos que no podemos reducir la identidad de género/sexo y la orientación sexual a pura biología. La ciencia produce sesgos, produce metáforas performativas, es decir, que produce aquello que intenta describir de alguna manera. Justificar la diversidad afectivo sexual y de género sólo y exclusivamente por la biología me parece peligroso, cuando todavía no sabemos mucho sobre el cerebro.

Muchas personas que en España llamamos transexuales, en otro contexto cultural, en otro tipo de cultura, siendo incluso, imaginemos, “biológicamente lo mismo”, se perciben diferente. Ni nosotrxs tenemos la verdad de lo que es ser transexual o esa esencia “innata” que hace que la persona sea transexual, ni si es otra cultura… una persona trans en occidente puede llegar a pensar que lo suyo en un síndrome, pero otra persona trans (o el término que utilicen ellxs en su cultura, si es que hay) en otra cultura puede percibirse como un “tercer género tan legítimo como los otros dos (o más géneros)”. No quiero decir que las personas transexuales en occidente sean consideradas tercer género, porque nuestra realidad es distinta, pero tampoco hay que imponer la patología (discordancia, trastorno, incongruencia de sexo/género). Hay otras culturas con subjetividades distintas porque vienen de culturas distintas. Y lo mismo pasa con la homosexualidad, bisexualidad…



Pero aclaro que no debemos colonizar otras culturas con ideas occidentales de la sexualidad y el género. Eso no significa que permitamos que se violen los Derechos Humanos. Si una cultura por tradición mata a “lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales” no se puede ni debe permitir. Los derechos de personas LGBTI son Derechos Humanos.

¿Algo que agregar? ¿Algún pensamiento o conclusión personal?

Muchísimas gracias por hacerme la entrevista. No estoy muy acostumbrado.

Me gustaría aclarar que aunque forme parte de una asociación, mi opinión personal no representa a ninguna asociación, grupo, colectivo… es simplemente mi visión del tema a pesar del corto tiempo que hace que estoy en el movimiento LGBTI.


———————–


(1) Identidad sexual me refiero a cómo uno se identifica sexualmente (gay, lesbiana, bisexual, transgénero, transexual, intersex,…)

(2) Área Bisexual Algarabía http://www.bisexualesalgarabia.tk/ (Web que actualmente no existe)

(3) Conclusiones de los primeros encuentros de bisexualidad “Creando precedentes”http://www.bisexualesalgarabia.tk/news/conclusiones-de-los-primeros-encuentros-de-bisexualidad-creando-precedente/


ACLARANDO LA PENÚLTIMA RESPUESTA:


Muchas personas que en España llamamos transexuales, en otro contexto cultural, en otro tipo de cultura, siendo incluso, imaginemos, “biológicamente lo mismo”, se perciben diferente. Ni nosotrxs tenemos la verdad de lo que es ser transexual o esa esencia “innata” que hace que la persona sea transexual, ni si es otra cultura… una persona trans en occidente puede llegar a pensar que lo suyo en un síndrome -no todas las personas trans en occidente piensan que tienen un Síndrome (Síndrome de Harry Benjamin) y/o una patología mental, pero otras muchas personas trans sí-, pero otra persona “trans” o el término que utilicen ellos/as/xs en su cultura, si es que hay, pueden percibirse como un “tercer género tan legítimo como los otros dos (o más géneros)”. No quiero decir que las personas transexuales en occidente sean consideradas tercer género, porque nuestra realidad es distinta, son HOMBRES o MUJERES, pero tampoco hay que trasladar la idea occidental de la transexualidad como algo binario, nosotrxs le damos más importancia el sexo psicológico/cerebral que al sexo genital, pero también hay que tener en cuenta que en otras sociedades tanto el sexo psicologico/cerebral como el sexo genital son importantes a la hora de definir el sexo/género de las personas, habría que preguntarnos (y preguntarles) si para esas personas que nosotros/as/xs interpretamos como “transexuales” se sienten violentadas/os/xs al considerarlas/os/xs y definirse como “tercer sexo/género”, eso es algo que tendrían que hablar ellos/as/xs. Tampoco estoy de acuerdo que además de trasladar esa visión binaria, también se traslade la idea de TRANSEXUALIDAD, que aunque muchxs de nosotrxs no la consideramos una enfermedad, la palabra esta impregnada de patología y lo más probable es que se traslade con todo eso los discursos de “discordancia, trastorno, incongruencia,… de sexo/género”. Hay otras culturas con subjetividades distintas porque vienen de culturas distintas. Y lo mismo pasa con la homosexualidad, bisexualidad…

Pero aclaro que no debemos imponer a otras culturas con ideas occidentales de la sexualidad y el género. Eso no significa que permitamos que se violen los Derechos Humanos. Si una cultura por tradición, por ejemplo, matan a “lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales” no se puede ni debe permitir. Los derechos de personas LGBTI son Derechos Humanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Genderqueer” y bisexual

¿Pero entonces como vas hacer genderqueer y bisexual eso es contradictorio?  Bisexual es quien le gusta ambos sexos y genderqueer significa que es una persona. Todavía seguimos confundiendo la  identidad sexo/genérica con la  orientación sexual y/o romántica.  1) Aclaramos la definición de genderqueer (queergénero o género queer) Genderqueer es un termino paraguas que engloba distintas identidades como intergénero, agénero, bigénero, pangénero, género fluido, y otras identidades, son términos generales para aquellas personas que tienen identidades de género que se sale del sistema binario “hombre o mujer”. Las personas que se identifican como genderqueer, pueden verse a sí mismos como hombre y mujer (bigénero), como ni hombre ni mujer y ninguna otra categoría de tercer sexo/género (agénero y/o neutr*), o en cambio un intermedio entre ambas categorías hombre y mujer (intergénero), o como una tercera categoría aparte que engloba varias de estas categorías (pangénero). Algunas personas tien…

Genderqueer, fuera del binomio masculino y femenino

La cuestión del género ya ha superado la diatriba binaria para enriquecerse con un amplio abanico de alternativas. Bárbara Mainieri, Educadora Social de Imagina MÁS, se sumerge en este interesante asunto para ofrecernos las claves para comprender las diferentes realidades que existen a nuestro alrededor.
¿Qué entendemos por Genderqueer o Género no binario?
Da igual que lo digamos en inglés o en español, suena a complicado, genera ese rechazo social de no aceptar lo que no entendemos, cuando en realidad supone todo lo contrario, más bienpretende explicar que la vida no es blanco o negro, hombre o mujer; y no, no es un capricho de cuatro modernos antisistema, es una realidad de muchas personas en el mundo y los seres humanos aprendemos a través de las palabras, así que si quieres comprender a las personas de género no binario, espero que este artículo pueda ayudarte.
La comprensión y sobre todo la aceptación de la maravillosa diversidad, va más allá de la memorización de conceptos, se c…

Cis

[Akntiendz: Aquí la traducción que hicimos para nuestro blog de este gran artículo sobre el término “cis” de Asher Bauer, activista trans-anarquista, hombre transexual y queer de San Francisco, California, publicado en inglés en 2010 en la revista Carnal Nation.]


Por Asher Bauer Traducción por Akntiendz.com
Buenos días, clase. La columna de hoy será una lección de vocabulario. Hablaré de mi prefijo favorito, el mejor del mundo. En resumen, se trata de la breve, dulce y sexy pequeña combinación de tan sólo tres letras: “Cis.” Viene del latín y si no sabes qué rayos significa no importa, hay una buena probabilidad de que se aplique a tí.
Ahora presta mucha atención, porque después habrá un examen.
“Cis” significa “en el mismo lado,” y es un antónimo de “trans,” que significa “a través.” ¿Puedes ver a dónde voy con esto? Si de alguien que ha atravesado una línea invisible y socialmente construida alrededor del sexo o el género se dice que es transexual o transgénero según el caso, algui…